felicidad y dinero
Reflexiones

Felicidad, gastos y la sociedad actual

La mayoría de las personas buscan la felicidad, y esperan encontrarla mañana, pero ese casi nunca llega, debido al hecho de que tendemos a comparar el hoy con el ayer, en el que comparabas los momentos por venir y así pasará con el mañana. La vida nos ha repartido las cartas, no podemos elegir a nuestros padres, ni el nivel socioeconómico y cultural de nuestra familia, pero nosotros jugamos la partida y nuestro futuro dependerá de como jugamos.

La sociedad actual lanza miles de mensajes materialistas sobre los bienes que tenemos que comprar para ser felices, y si caemos en eso solo seremos explotados para los propósitos de unos pocos. Cada vez tenemos más poder de adquisición y también más gastos, queremos comprarlo todo para estar al día con el vecino.

Se nos crea un sentimiento de deseo y aparentemente felicidad cuando estamos a punto de comprar algo, pero una vez adquirido ya nos cubre un sentimiento negativo y queremos seguir comprando para “ser felices”.  Te recomiendo que leas: QUÉ ES Y QUÉ NO ES DESARROLLO PERSONAL

Además, en la sociedad consumista que estamos hace que las enfermedades depresivas, la ansiedad u otros trastornos solo aumenten y todavía pensamos que mañana seremos felices.

 

La felicidad para mañana o síndrome de la felicidad aplazada

Hay que quitarse de la mente el “mañana” y serlo hoy, la felicidad es una actitud mental no depende de las circunstancias en la mayoría de los casos. Por ejemplo, los países tercermundistas tienen unos índices de felicidad superiores a los de los países desarrollados, por tanto, tienen para que vivir, pero no tienen de qué vivir. En cambio, las sociedades más ricas y civilizadas, no encontramos las suficientes maneras de ser felices aun teniéndolo todo. Es algo absurdo a priori, ya que cuanta más cultura y tecnología más infelices y solos nos sentimos.

Solemos caer en la rutina y no valorar y interiorizar los bienes como amigos, familiares y salud hasta que algo nos falta. Habitualmente solemos tener todo lo que verdaderamente nos hace falta, solo hay que abrir los ojos y verlo. Si seguimos trabajado y esforzándonos para comparar nuestros antojos esperando que mañana seremos felices solo conseguiremos frustrarnos.

Antes de comprar algo o intentar lograr un objetivo deberías hacerte estas preguntas:

• ¿Es lo que realmente quiero tener o lograr?
• Cuando lo tenga, ¿de verdad lo disfrutaré?
• ¿Está justificado el precio y esfuerzo que yo y los demás tendremos que pagar por ello?

Puede que con estas 3 preguntas evitemos muchos momentos de frustración y gastos innecesarios.

Un consejo más para cuando queramos conseguir o alcanzar algo. No debes preguntarte nunca: ¿Por qué no? Elimina ese “no” y pregúntate solamente ¿Por qué? Ya que ese sobrante “no” hace que algo se realice meramente por el capricho de hacerlo sin que se justifique la necesidad de hacerlo.

Acabo este breve artículo con:

“El hombre más feliz es el que cree serlo”

¡Comparte y sígueme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola, ¿Quieres una hora gratis para ver como funciona el marketing de afiliación?
Powered by

Si te ha gustado este contenido, recibe más cuando publique

¡Te has suscrito!

There was an error while trying to send your request. Please try again.